Chema Alonso entrevista a Richard Stallman – Parte I

Para la siguiente entrevista, después de haber tenido a Kevin Mitnick, César Cerrudo, Miroslav Stampar o Gabriel Bergel, quería entrevistar a Richard Stallman. Nos conocimos tiempo atrás cuando él vino a la Fundación Telefónica, y tuve la suerte de que nos fuéramos a comer y nos sentáramos el uno junto al otro.

Figura 1: Richard Stallman conmigo el día que nos conocimos

Aquel día hablamos de software libre, por supuesto, de hackers, de libertades y de filosofía. Y sí, me regañó y me corrigió como suele hacer siempre para que sus ideas, palabras y expresiones sean entendidas correctamente. Richard tiene un amor especial por el español, y no se siente perdido en las traducciones entre inglés y español. Busca utilizar las palabras correctas y acertadas de nuestra lengua para que no sea malinterpretado.

Así que, dicho y hecho. Le escribí, le pedí ayuda a contactos y amigos para que, si podían, hablaran con él de mi interés en esta entrevista, y por fin, tras intercambiar varios correos y pasar unas seis semanas, más o menos, conseguí que nos sentáramos a hablar. Fue una hora, a través del Mumble de la Freedom Software Foundation, y fuimos repasando las seis preguntas que le hice.

Como tuvimos tiempo de sobra para hablar, él desde Italia y yo desde Segovia viendo el acueducto romano, las respuestas fueron largas y dieron muchas cosas de las que hablar, así que he decidido dejar la entrevista en dos partes. La primera la tenéis aquí, en la que le pregunté por su visión sobre si el Software Libre ha cambiado el mundo, sobre cómo una sola persona puede tener tanto impacto en el mundo y sobre el caso de CoPilot y la polémica del uso de los programas allí volcados para hacer un servicio.

Las respuestas las grabé en audio, y luego las transcribí, pero conociendo lo detallista que es en la comunicación, decidí enviárselas otra vez por e-mail para que las pudiera corregir. Y vaya que si lo hizo. Revisó mis errores, puntualizó los comentarios y revisó las expresiones. Así que, en estas solo tres preguntas, y las otras tres que os dejaré en la siguiente parte, Richard Stallman ha puesto interés, tiempo y dedicación, para que podáis leer la entrevista que le hice bien trabajada.

1.- Richard, el movimiento del Software Libre ha cambiado el mundo. Probablemente, el haber conseguido tantos proyectos libres ha puesto a disposición de los desarrolladores herramientas y conocimiento suficiente para suponer una aceleración de la evolución de la tecnología en la historia de la humanidad. ¿Ha cumplido su misión o queda mucho por hacer en el mundo del software libre?

Tengo la esperanza de que el movimiento del Software Libre cambie el mundo, pero evidentemente aún no lo ha hecho lo suficiente. Tengo que decir que no se trata de herramientas y conocimiento, ya que el objetivo de GNU y del Software Libre es que todo el mundo se libere del software privativo. Que use únicamente Software Libre y que nunca caiga bajo el poder los desarrolladores de software no-libre.

Cuando comencé el proyecto en 1983 todos utilizábamos software no libre, y eso era horrible, ya que nos sometían. Mi solución, visto que no tenía ningún poder, consistió en desarrollar remplazos libres para dejar de usar programas privativos. ¿Y qué programas hacía falta reemplazar? Pues todos los programas útiles no libres tenían que reemplazarse.

Así que comencé desarrollando herramientas, porque esos eran los programas que nosotros los desarrolladores teníamos que utilizar. Es decir, como cada programa necesita su reemplazo libre, ¿cuál eran los primeros que había que reemplazar? Podría ser cualquiera. Si hay una lista de 1.000 programas, puedes empezar por cualquiera, así que yo empecé con las herramientas que eran los que yo estaba utilizando.

Por fin, en el año 1992 teníamos un sistema operativo completo, es decir, completo a nivel mínimo adecuado para desarrollar más programas. Teníamos buenas herramientas, pero faltaban otras muchas cosas.

¿Ha cumplido su misión? Aún queda mucho por hacer en el mundo del software libre. Si hay un programa privativo que muchos utilizan, esto es un punto de injusticia. Es un problema que hay que corregir. Y nuestra manera de corregirlo es hacer un programa de reemplazo para que la gente deje de utilizar ese programa injusto.

2.- Dicen que si uno piensa que es muy pequeño para cambiar el mundo, que intente dormir con un mosquito. ¿Has sentido en tu vida que cambiar el mundo significaba ser siempre el pequeño contra el grande?

Sí, pero los mosquitos no cambian el mundo por el bien, solo nos hacen daño. El punto es correcto, no obstante, pero prefiero demostrarlo de otras maneras. ¿Cómo puede uno solo tener influencia a muchos? En el pasado se promulgaba una filosofía o una causa que inspiraba a otros. Y todavía se hace, pero otra manera ahora es publicar un programa que muchos puedan utilizar y copiar. Yo he intentado ambos métodos.

Mi intención desarrollando herramientas [libres] fue interesar a los programadores a contribuir desarrollando más herramientas y partes de un sistema operativo para llegar más rápidamente a un sistema operativo completo, y más o menos funcionó en los años 80 y 90.

3.- Con la compra de GitHub por parte de Microsoft, y la construcción de Co-Pilot gracias al código volcado en GitHub, parece que una compañía está haciendo uso masivo del código libre, como tú habías dicho antes que podía pasar. ¿Cuál es tu opinión ahora que se ha creado Co-Pilot respecto a GitHub?

La mayoría del código en GitHub no es libre ni abierto (es importante saber que, en la práctica, si un programa es libre casi seguro que también es de código abierto y si un programa es de código abierto, casi seguro que sea también libre). Entonces, cuando se trata del código en GitHub las partes que son de código abierto son casi iguales a las partes de código que son libres. No hay una distinción en eso. Pero la gran mayoría no es ni libre ni de código abierto. Es privativo, porque le falta licencia.

Bajo la ley de derechos de autor, por defecto, cualquier obra escrita es privativa. Se prohíbe distribuir, copiar, etcétera. Así que, para que una obra, sea un texto o un programa o lo que sea, sea libre, necesita llevar una licencia libre y esta licencia libre legalmente otorga a los usuarios las cuatro libertades que definen libre. Es la licencia libre la que hace libre a un programa. Su propósito es otorgar libertades.

Así que, cuando alguien publica un código o un programa en GitHub sin licencia, ha olvidado otorgar libertades a los usuarios, así que este código no conlleva las libertades y sus usuarios no tienen libertad. El gran fallo de GitHub es no fomentar que los programas no sean bien licenciados como software libre, y por eso ha vuelto a la mayoría software no libre.

Como ves, este asunto es más importante que CoPilot. El asunto de CoPilot es muy específico, puede ser interesante, pero los problemas graves de Github están en otra parte, porque el licenciamiento de los programas es el problema.

Cuando pones la GPL de GNU como licencia de un programa, hay que especificar las versiones de la GPL, actuales y futuras, que los usuarios puedan usar. La noticia de liciencia en cada archivo del programa tiene la misión de especificar entre qué versiones exactas de la licencia el usuario pueda elegir.

Pero GitHub nunca ha tenido interés en educar en este asunto a sus usuarios (los programadores) para que lo hicieran correctamente, así que en GitHub hay muchos programas que solo permiten la licencia GPLv2 o GPLv3 sin tener una gestión que fomente la actualización de las versiones, lo que ha generado un gran problema en la comunidad, ya que los usuarios no han elegido, porque no sabían que tenían que elegir.

GitHub ha causado problemas horribles, así que cuando Microsoft compró GitHub y me preguntaban si eso empeoraría GitHub, dije que GitHub ya es tan malo que Microsoft podría empeorarlo o mejorarlo y yo no era capaz de prever qué haría.

GitHub realmente es tan malo que en nuestra evaluación de sitios de hospedaje de código damos a GitHub el grado de F y eso puede verse en gnu.org/software/repo-criteria.html

Hablando ya de Copilot. Este no es un programa, es un servicio, y un servicio que hace vicio ya que puede llevar a un usuario a copiar mucho código o mucho texto de otra obra sin darse cuenta de que lo está haciendo y puede ser que el usuario de Copilot infrinja el derecho de autor de otro sin saber cuánto está copiando ni de qué. A veces sugiero añadir otra letra a Copilot. Si pones una A en medio, el nombre se convierte en “CopiALot”.

Autor: Chema Alonso

https://MyPublicInbox.com/ChemaAlonso

La entrada Chema Alonso entrevista a Richard Stallman – Parte I se publicó primero en Una al Día.