Empresas de los EE.UU. en el punto de mira de ransomware de Black Basta

El grupo cibercriminal Black Basta ha estado recientemente atacando a diferentes empresas estadounidenses, mediante el uso del ransomware QBot sobre redes comprometidas.

Desde su fundación en abril de 2022, el grupo Black Basta utiliza la técnica de extorsión doble en su ransomware. De esta forma, no solo se secuestra la información sensible de la víctima y se le requiere pagar cierta cantidad en criptomoneda para recuperarla, sino que al mismo tiempo también se amenaza con la publicación de dicha información.

Antecedentes

Según datos de Malwarebytes, en octubre de 2022 Black Basta ha sido responsable de 25 ataques por ransomware exitosos, quedando solo por debajo de LockBit, Karakurt y ALPHV.

Esta no ha sido la única vez que Black Basta ha empleado QBot, también conocido como QuackBot, QakBot o PinkslipBot. El mes pasado, Trend Micro publicó ataques similares en los que se utilizó QakBot para distribuir la herramienta Brute Ratel C4 (BRc4), una plataforma de comando y control (C&C) para simulaciones de adversario y red teams. Esta herramienta fue utilizada, a su vez, para distribuir otra herramienta para simulaciones de adversario: Cobalt Strike.

Sin embargo, según observaciones de Cybereason, en los ataques actuales se ha dejado de usar BRc4 y se está desplegando Cobalt Strike directamente.

Modus operandi

La cadena de ataque comienza con un correo de spear phishing que contiene una imagen de disco que, al ser abierta, inicia la ejecución de QBot. A su vez, QBot procede a conectarse a un servidor remoto para descargar Cobalt Strike a través de un script en VBS que, a su vez, invoca varios ejecutables .exe en cadena:

Un primer proceso regsvr32.exe. Carga una DLL con un nombre aleatorio (p. ej. inductedaficionado.tmp).

Otro proceso regsvr32.exe hijo del anterior. Contiene fwpolicyiomgr.dll, el módulo de QBot más comúnmente utilizado los ataques recientes. El nombre de este fichero proviene de una DLL legítima de Windows que se encuentra en C:WindowsSystem32FWPolicyIOMgr.dll, pero en el caso de QBot se carga como código flotante que no tiene imagen en disco.

iexplore.exe. A este proceso se le inyecta la DLL mencionada en el anterior punto para conectarlo a varios servidores C&C de QBot.

Wermgr.exe. Carga el fichero fwpolicyiomgr.dll, junto con dos nuevas DLL flotantes (plugin_payload54.dll y plugin_payload55.dll) y se conecta al dominio de C&C jesofidiwi[.]com para persistir en la red. Según VirusTotal, esta dirección corresponde a Cobalt Strike.

Vector de infección de QBot, según el informe de Cybereason.

Recolección de información

Wemgr.exe crea varios subprocesos, entre ellos:

Getmac.exe. Otra utilidad de Windows a la que se le inyecta el proceso wermgr.exe para que cargue varios frameworks en C# de código abierto para robar credenciales de navegador, interactuar con el protocolo Kerberos, gestionar contraseñas, comprimir ficheros y más. La carga de estos frameworks permite a los actores de amenaza independizarse de los ficheros para efectuar el ataque únicamente desde la memoria.

Cmd.exe. En él se ejecutan varios comandos de reconocimiento y limpieza sobre la información descubierta mediante el proceso anterior. Entre ellos se encuentra invocar un PowerShell para recoger y guardar en CSV información sobre los Active Directory Domain Services.

Ensentutl.exe. Usado para extraer el historial de navegación del usuario combinando información de logs, bases de datos y ficheros de sistema.

Propagación global del ransomware

Con esta información, los atacantes fueron capaces de comprometer una cuenta de administrador de dominio, a través de la cual se pudo desplegar una instancia de Cobalt Strike a distintos servidores en el entorno del cliente, enmascarada como el programa Rainmeter.

El siguiente paso sería la propagación global del ransomware. Usando WMI (Windows Management Instrumentation), el actor de amenaza pudo moverse lateralmente a través de una gran cantidad de máquinas y ejecutar varios comandos maliciosos, además del propio ejecutable del ransomware.

Respecto al cifrado, este ransomware crea en cada directorio que puede alcanzar una nota de rescate (readme.txt). A continuación, inicia el cifrado de los ficheros, dando a cada uno una extensión diferente.

Consecuencias

La secuencia de ataques afectó a 10 clientes diferentes en las dos últimas semanas. Además, según investigadores, «el actor de amenaza consiguió privilegios de administrador de dominio en menos de dos horas y comenzó a desplegar el ransomware en menos de 12 horas». Se trata de un ataque muy rápido y agresivo.

Además, de las infecciones de QBot identificadas, dos permitieron al atacante desactivar el servicio DNS de la víctima, dificultando aún más su recuperación.

Más información

https://thehackernews.com/2022/11/black-basta-ransomware-gang-actively.html

https://www.cybereason.com/blog/threat-alert-aggressive-qakbot-campaign-and-the-black-basta-ransomware-group-targeting-u.s.-companies

https://bruteratel.com/

https://www.malwarebytes.com/blog/threat-intelligence/2022/11/ransomware-review-october-2022

La entrada Empresas de los EE.UU. en el punto de mira de ransomware de Black Basta se publicó primero en Una al Día.